¿Puedo jugar?

¿Quién no recuerda esta frase? “¿Puedo jugar?".

Cuando era pequeño era la frase más escuchada en todos los patios de colegio, plazas y parques de cualquier ciudad. Un balón, un grupo de chavales y ganas de divertirse, creo que esta actividad, totalmente improvisada y con reglas no escritas, es la base del deporte. Muchos de los actuales ídolos deportivos empezaron practicando su deporte de esta manera, es en estos campos, o descampados, donde se inició su pasión por el deporte. 

Cualquiera puede jugar, no importa el nivel, la edad, el sexo, lo principal es tener ganas de participar y divertirse.

Yo que he tenido la suerte de ser profesional del deporte, recuerdo con cariño y nostalgia los partidos que jugaba en el patio del colegio con mis amigos a la hora del recreo y más tarde en el instituto, lo reconozco, alguna vez a costa de perderme alguna clase. En aquellos partidos aprendías a competir, a socializar, disfrutabas y hacías amigos. Lo echo de menos.

Seguramente por ello, cuando veo unos niños jugando en el patio del colegio o en algún parque no puedo evitar detenerme un instante y observarles. Sigue siendo igual, los nervios de que me elijan para uno de los equipos y evitar ser el último elegido, sin árbitros, cada uno es responsable de ser su propio juez, las ganas de marcar o anotar, la emoción del último gol o canasta. En fin, unas sensaciones que generan ilusión, eso es lo grande del deporte. te enseña valores, a jugar en equipo, a integrar, a compartir, a ser honesto, a competir noblemente, en definitiva a vivir.

A medida que nos hacemos mayores nuestra responsabilidades y obligaciones nos enfrentan a la toma de decisiones y muchas veces esta espiral del mundo en que vivimos nos lleva a centrarnos demasiado en nuestro trabajo y los problemas que nos afectan, y lamentablemente en estos tiempos, cada vez más. Pero por suerte, y espero que cada vez más, muchas veces volvemos a ser niños. ¿A que me refiero? las ligas sociales, de empresa, cada vez cuentan con mas participantes.

Adultos que vuelven a preguntar ¿Puedo jugar? todas las sensaciones vuelven a aparecer. Quién no se ha encontrado en una comida con amigos y de repente aparece un balón, en un santiamén nos encontramos haciendo equipos, montando porterías con cualquier cosa y volviendo a ser unos niños disfrutando.

En Sport Voyagers seguimos con esa ilusión y queremos compartirla con todos nuestros viajeros, descubrir nuevos horizontes y, además, jugar con nuestros amigos un partidillo. Compartir, hacer nuevos amigos, explorar nuevos países, disfrutar y, en definitiva, vivir.

¿quieres jugar?

*Fotografía de portada: Xavi jugando a fútbol con los niños de una aldea Toraja en Sulawesi - Indonesia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.