¿Viajar para sufrir?

Acabo de ver la viñeta de Leticia Navarro en el Huffington Post (http://goo.gl/dyO2mw ) y me he acordado que hace tiempo quería escribir sobre éste tema: los viajeros mártires.

Bueno, de echo, no sé como llamarlos. Son aquellas personas que cuanto más puteados han estado en su viaje tanto más disfrutan explicando su sufrimiento. Es como un acto de reivindicación de que las experiencias que vives durante el viaje tienen que ser duras. Es como defender que tienes que participar en un Iron Man para poder sentirte deportista…

Sí, sí. Ya sé que a todos nos gusta explicar batallitas y que hay infinidad de maneras de viajar y que todas merecen mi respeto. Todas.

Yo hace años que viajo y, aunque me quedan muchísimos lugares por conocer, sí tengo cierta experiencia. Y sin duda ésta experiencia ha cambiado mi forma de viajar a lo largo del tiempo.

Yo no empecé viajando con el inter-rail, como muchos jóvenes. En esa época me dedicaba a entrenar como una loca. Después, por circunstancias, el tipo de viajes que se “terciaban” -y poco- eran grandes capitales y hoteles 4*, y visitas las menos porque para ver “piedras rotas” tan viejas ya me dirás tu…Sin comentarios.

18_VIETNAM_CHINABEACH-laura-1

China Beach - Vietnam © Menolo

Cuando, por fín, empecé a planificar los viajes a mi manera, descubrí que no necesitaba estar en un resort de lujo. La típica jaula de oro, en que te encierras para disfrutar de todo lujo de comodidades, pero que no te hacen sentir la diferencia de si estas en Costa Rica o en India, en Indonesia o en Tanzania. Excepto, por los rasgos físicos de sus empleados.

Descubrí que lo que me motivaba realmente, a parte de visitar los lugares emblemáticos e ineludibles de la zona, era explorar esos mundos. Conocer las costumbres locales. Descubrir lugares con poco interés turístico pero excepcionales para los viajeros. Entablar conversación con los lugareños. Entender su forma de ver la vida y, en ocasiones, poder compartir comida y techo con ellos. Tener una experiencia vital en ese entorno particular. Sentirme sudanesa, vietnamita, senegalesa, keniata…

18_laura_nens_datonga_Tanzania-1

Tribu Datonga - Tanzania

Pero alto. No voy a negar que mis necesidades de ciudadana del primer mundo incluyen una ducha (aunque sea la africana, a cacitos del bidón de agua de lluvia) y un baño en mínimas condiciones, cosa que no siempre encuentras cuando viajas a lugares recónditos.

Pero como una vez me dijo un amigo y experimentado viajero, “cuando la experiencia lo vale hay que caminar 4 horas hasta el poblado y vivir las condiciones que allí haya. Pero si hay un hotel al lado, se está más cómodo en el hotel”.

Yo voy a los lugares para conocerlos y vivir las experiencias. No busco experiencias extremas para luego explicarlas.

Dicho esto, no cambiaría por nada del mundo mis trekkings para conocer las etnias del norte en Vietnam y Tailandia, por ejemplo. Vivir con una familia local en poblados Lahu, Aka, Karen o Thai es fascinante. Cada poblado pertenece a una etnia, que tiene sus propias construcciones, vestimentas y costumbres, distintas de las otras. Es una experiencia antropológica muy interesante.

18_tomando licor de arroz en la cocina del poblado Lahu (1)-2

Poblado Lahu - Thailandia

En nuestra última noche en la región de Mai Chau, Vietnam, en una cabaña de un poblado Hmong, no había ni cristo que pegara ojo. Un ejercito de cucarachas corrían por toda la estancia donde teníamos que dormir. Después de unos cuantos chupitos de arrak, para calmarnos, nuestro guía fue a buscar mosquiteras por todo el poblado para poder sellar nuestros camastros y dejar fuera visitantes indeseables. Yo odio las cucarachas, pero en pleno campo y durmiendo a ras de suelo, obviamente hay todo tipo de bichos. Os imagináis que a partir de entonces nunca viajo sin mi mosquitera no?

Con esto quiero decir que no fui a Mai Chau para pasar una noche con cucarachas paseándose por encima de mi, para poder explicar después lo duro que fue. Fui a Mai Chau para vivir en los poblados de las distintas etnias durante 3 días.

En éste caso si hubiera habido un hotel a poca distancia, seguro que me habría quedado en el poblado. Eh, pero pasados los 3 días me habría ido al hotel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.